lunes, 1 de junio de 2020

Deportes

Más acusaciones; investigación contra Billy Álvarez

Más acusaciones; investigación contra Billy Álvarez

La extesorera María Alejandra Velázquez Paredes y el exdirector de administración, Juan Manuel Briseño González, describieron los esquemas de operación y montos de diversas operaciones financieras llevadas a cabo por Guillermo Álvarez Cuevas y sus allegados al frente de la Cooperativa La Cruz Azul, de acuerdo con información que trascendió el fin de semana.

Según el criterio de oportunidad presentado en la Ciudad de México el 2 de marzo de 2020 ante el agente del Ministerio Público adscrito a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos Financieros, Velázquez Paredes, extesorera de la Cooperativa Cruz Azul, detalla el modo en que Álvarez Cuevas “instruía la realización de pagos a empresas fantasmas o factureras con recursos de la cooperativa y en perjuicio de ésta y sus socios, haciendo aparecer operaciones o gastos inexistentes a través de un esquema de pago de facturas de supuestos servicios prestados a la Cooperativa y sus empresas cuando en realidad no había sido así”.

La también imputada, y quien desempeñaba las funciones cuidar y administrar el flujo de efectivo de la cooperativa, sostiene que desde 2013 las facultades de Álvarez fueron declaradas contrarias a la Ley General de Sociedades Cooperativas, de acuerdo a la sentencia dictada dentro del expediente 85/2011 del Juzgado Undécimo de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México.

En el testimonio de la extesorera de 2015 a 2019 se presentaron varias autorizaciones de pago por fuertes cantidades de dinero, relacionadas con servicios no prestados en favor de empresas o consultoras, las cuales habrían sido instruidas directamente por el Álvarez Cuevas sin el proceso interno para la autorización del gasto.

En el mismo tenor fue el testimonio del exdirector de administración, quien informó de 51 facturas que amparan el pago de servicios o gastos inexistentes por un monto aproximado de ciento ochenta millones de pesos en perjuicio de la Cooperativa y sus socios.

Ambos testimonios harían evidencia del modus operandi y el tipo de operaciones con las que Billy Álvarez, familiares y allegados, se habrían enriquecido mediante el saqueo sistemático de las cuentas de la Cooperativa Cruz Azul por más de tres décadas.