Albert, la mascota oficial de los Florida Gators, fue el protagonista de la noche del miércoles durante un juego de beisbol de la universidad.

El gigante y amigable cocodrilo se encontraba sentado en las gradas al lado de un niño y cuando una pelota de foul se dirigió hacia donde estaban y no lo pensó dos veces. La mascota abrazó al niño para cubrirlo y salvarlo del pelotazo. La bola se estrelló en la cabeza de Albert y el niño salió ileso.

La mascota terminó “noqueada”, por lo que el niño no dudo en ayudar a Albert con técnicas de reanimación, que rápidamente dieron resultado.

El equipo de la Universidad de Florida venció 2-1 a North Florida durante la noche que Albert se convirtió en héroe.