A través de las historias de Instagram, Stephie Leigh, una joven madre de Texas, compartió el momento en el que descubrió a sus dos hijos rapados a medias en su hogar.

Entre lágrimas, Stephie explica que el pequeño Teddy, encontró una rasuradora eléctrica y con ella, decidió jugar a los peluqueros, por lo que le realizó un corte de cabello a su hermana y a él mismo.

Luego de llorar por unos minutos, la madre aseguró que era solo cabello y procedió a solucionar los daños rapándolos por completo.Poco después, compartió un video del resultado final.

El caso se hizo viral en redes sociales.