Según informó KSNV, los pasajeros de este vuelo tuvieron la terrible experiencia de ver el motor mientras caía a pedazos, algunos de ellos tomaron fotografías y grabaron el terrorífico suceso.

Siguió la tripulación del vuelo el procedimiento habitual para estos casos y solicitó de inmediato el regreso al aeropuerto, por lo que realizaron la maniobra de emergencia.

Afortunadamente, ninguno de los 166 viajeros a bordo sufrió daños ni lesiones, además indicaron que “el motor funcionó con normalidad y aterrizó bien”, explicaron en boletín de prensa por la aerolínea Frontier.

“Mi tía hizo esta foto del motor en el vuelo 260, dijo que todos los pasajeros recibieron el bono de desayuno gratuito”, afirmó vía Twitter el presentador de WGN-TV.