Despídete de los besitos de tu lomito en la cara, un hombre de 63 años de edad que vivía en Alemania contrajo una infección provocada por una extraña bacteria luego de ser lamido por su perro en la cara, lo que provocó su muerte.

De acuerdo con el informe del caso, el paciente se presentó en el Hospital de la Cruz Roja en Bremen, Alemania, sólo después de tres días de presentar síntomas graves. En un inicio, el hombre había experimentando indicios similares a los de la gripe, como temperatura elevada y dificultad para respirar, pero después, al tercer día su cuerpo presentó una extraña erupción en su rostro y comenzó a experimentar dolor nervioso y muscular en las piernas. Se pone peor.

Luego de que los médicos de la Cruz Roja le hicieron un examen el resultado reveló sangrado subcutáneo en sus piernas, además de una lesión renal y disfusión hepática, así como hipoxia en los músculos y no estaba orinando.

El equipo médico estaba desconcertado y no podían distinguir qué le sucedía, así que lo diagnosticaron con una infección grave de la sangre causada por la respuesta inmune del cuerpo (sepsis) y la púrpura fulminante, –un trastorno de la coagulación de la sangre que causa decoloraciones de la piel.

Entonces fue tratado con un cóctel de antibióticos diseñado para cubrir estreptococos, Neisseria meningitidis, Haemophilus influenza y Staphylococcus aureus, sin embargo, los síntomas no disminuían. Al contrario, el paciente llegó a sufrir un paro cardíaco, pero fue resucitado con éxito, pero tuvieron que intubarlo y se le conecto un respirador artificial.

Luego de cuatro días de padecimientos, los médicos consiguieron aislar a la bacteria y la identificaron, se trataba de una Capnocytophaga canimorsus, un microbio que es muy común en la flora gingival en gatos y perros de todo el mundo, y es muy difícil que se transmita a los humanos, y cuando sucede pasa a través de mordeduras de peros a pacientes que tienen las defensas bajas o a personas adictas a alguna sustancia.

Lo extraño es que el hombre no había sido mordido ni herido por su perro, ni estaba inmunodeficiente ni era adicto a nada; En las semanas anteriores a su enfermedad, su perro solo lo había lamido. Pero en esta ocasión con eso fue más que suficiente.

Los días posteriores a la detección de la bacteria, el paciente empeoró hasta que finalmente contrajo neumonía y murió de un shock séptico severo.

Los doctores del caso detallaron que los dueños de mascotas con síntomas similares a la gripe deben buscar asistencia médica de manera urgente antes de que los síntomas se propaguen y todo se vuelva más complicado.