En un principio los jóvenes se dedicaron a colocar con cuidado las monedas sobre la superficie de auto. Usaron pegamento para colocar las monedas hasta dejarlo completamente lleno, sin dejar ningún espacio de la carrocería en blanco.

Luego del arduo trabajo que esto representó, decidieron sacarlo a la calle para que la demás gente notara el nuevo estilo que le había dado a su automóvil.

Ante esto muchos curiosos se acercaron a observar más de cerca el resultado tan llamativo.

El asombro llevó a muchas personas a intentar fotografiar de cerca las monedas con las cuales habían cubierto su carro.

Incluso una niña quiso arrancar de ahí una moneda al percatarse que estas eran de verdad y no solamente una ilusión.