La ciencia no descarta la existencia de extraterrestres, aunque si bien es cierto que hay casos que dejan perplejos a todos los expertos. Prueba de ello es lo que pasó en Varginha, Brasil, lo cual es considerado, dentro de la Ufología, una evidencia de que los alienígenas existen.

Todo ocurrió el 13 de enero de 1996, fecha en la que supuestamente cayó una nave extraterrestres en Varginha, el hecho fue documentado por residentes locales, quienes aseguraron que vieron a criaturas extrañas de ojos rojos, metro y medio de altura, piel marrón y tres dedos, a quienes les costaba caminar y tenían un olor similar al amoníaco. También hay algunos reportes que sostienen que la policía local trató de capturar a tres extraterrestres que fueron avistados en el lugar y que causaron una serie de acontecimientos misteriosos como la muerte de animales del zoológico y hasta de un agente.

El gobierno federal habría tratado de ocultar todo lo relacionado
Luego del caos inicial llegaron uniformados federales, quienes habrían recolectado y ocultado toda la evidencia; en la actualidad diversos ufólogos han ido al lugar del supuesto accidente aeroespacial y sostienen que incluso hoy se pueden encontrar pruebas de que el incidente fue real.

El evento es muy “reciente” y aún hay gente que afirma haber estado en el lugar de los hechos, por lo que aún hablan de las misteriosas criaturas que vieron, así como de la movilización militar y policiaca que hubo por el supuesto contacto extraterrestre. Uno de esos testimonios es el de el policía militar Marco Eli Chereze quien habría tocado a una de las criaturas cuando la sostuvo del brazo para evitar que huyera.

Chereze tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para extraerle un furúnculo en la axila, además de mostrar todos los signos de una infección grave por la cual falleció ocho días después de ser hospitalizado. Oficialmente perdió la vida por una insuficiencia respiratoria aguda, septicemia y neumonía bacteriana.

El 20 de enero, una semana, las niñas, Liliane y Valquiria Silva, y Katia Andrade avistaron a una criatura que describieron “como el diablo”; el gobierno explicó ese encuentro diciendo que todo se trató de un indigente cubierto en lodo y que sufría una enfermedad mental.

Al final, se dijo que toda la movilización fue simplemente para recorridos de rutina, pero la gente nunca ha creído las versiones oficiales; sin embargo, con el paso del tiempo se perdió el interés por el caso y ha habido nueva evidencia que compruebe la visita de extraterrestres en ese lugar.