La Universidad de Nueva Gales del Sur estimó que la temperatura del planeta está creciendo a un ritmo exponencial, pero que no se puede saber a ciencia cierta cuál será el máximo que alcance el termómetro en la Tierra.

Esto se debe a que aunque el globo terráqueo se ha calentado poco menos de un grado durante la última década, la escala de crecimiento de estos indicadores no es constante.

La presencia de dióxido de carbono en la atmósfera ocasiona que los gases de efecto invernadero se queden sobre la superficie terrestre, lo cual evita que la temperatura del planeta se normalice.

Sin embargo, el estudio de la universidad, publicado en la revista Science Alert, destacó que no se sabe a ciencia cierta cuánta contaminación por esta sustancia seguirá siendo emitida por la humanidad durante los próximos años.

Los investigadores tratan de desarrollar modelos que permitan entender el avance de esta polución desde distintas proyecciones, dentro de las que destacan la continuación de modelos energéticos basados en carbón hasta las energías limpias.

¿Cuál es el peor escenario?

De acuerdo con los pronósticos hechos por los expertos, el calentamiento de la Tierra podría darse de entre 1.5 a 4.5 grados centígrados, aunque también se estableció un rango de entre 2.6 a 3.9 grados.

Tampoco se ha podido establecer cuánto tiempo tardará el planeta en alcanzar estas temperaturas, ya que podría tardar unos años o incluso décadas.

Si la producción por medio del carbón se lleva a cabo como normalmente lo hace, se podría esperar una duplicación de las partículas que han hecho que el planeta aumente su calor durante los últimos 50 años.

En el mejor de los escenarios el globo terráqueo podría tener un aumento de entre 2 a 3 grados, ya que no se puede impedir el daño que se ha hecho en el ambiente.