Lleva apenas tres meses entre los fanáticos, pero el personaje de Baby Yoda se ha hecho tan popular que su figura funko, uno de los productos coleccionables más famosos del mundo, es ya la más vendida de la historia.

Lo curioso de la noticia, adelantada por la empresa que comercializa estos objetos, es que el juguete en sí aún no está a la venta, por lo que ha logrado batir el récord a partir de las reservas de su página web, adelantando así a personajes tan carismáticos como los robots C-3PO y R2-D2, superhéroes de Marvel y DC o estrellas del pop como Britney Spears.

En un video publicado en Twitter, el director artístico de Funko, Reis O’Brien, comentó su sorpresa por la noticia de que el muñeco se haya convertido en la pieza más vendida de la historia.

“¡Es una locura!”, expresó su creador con la expresión inglesa de “it’s bananas”.