El tenista Roger Federer viajó la semana pasada a África para realizar labores humanitarias.

Federar viajó ahora a diversas comunidades del oriente de Zambia para seguir apoyando las labores de la fundación que lleva su nombre, para seguir desarrollando servicios educativos para niños de escasos recursos.

 

El tenista suizo convivió con niños de diferentes escolaridades de temprana edad, en donde también se dio el lujo de dar clases.

Además, los habitantes de las comunidades de Zambia le enseñaron bailes autóctonos a Federer, quien intentó seguirlos en sus movimientos.

La Fundación Roger Federer solo trabaja con organizaciones locales cuidadosamente seleccionadas en asociaciones a largo plazo.