Svalbard, archipiélago noruego en el Ártico, alcanzó hoy temperaturas por encima de los 20 grados, las más calurosas registradas desde hace más de 40 años y casi iguales al récord absoluto, según el instituto meteorológico noruego.

Con un pico de 21.2 grados este sábado por la tarde, el archipiélago conoció su segundo día más caluroso desde el inicio de los registros meteorológicos.

El único precedente conocido es el 16 de julio de 1979, cuando el mercurio había alcanzado 21.3 grados, precisó la meteoróloga de turno en el instituto, Kristen Gislefoss.

El grupo de islas, a veces más conocido como Spitzberg, está situado a unos mil kilómetros del Polo Norte.

El pico de calor del sábado, que debería durar hasta el lunes, está muy por encima de las normales estacionales. Las temperaturas habituales en julio, el mes más caluroso en el Ártico, son del orden de 5 a 8 grados en Svalbard.

Según los científicos, el Ártico se está calentando dos veces más rápido que todo el planeta.

El verano de 2020 en la región está marcado por episodios casi caniculares en la parte rusa del Ártico, con temperaturas de 5 grados por encima de lo normal desde enero en Siberia y un pico a 38 grados a principios de julio más allá del Círculo Ártico.

Según el reciente informe oficial noruego “Clima en Svalbard 2100”, la temperatura media en Svalbard para el período 2070-2100 debería aumentar de 7 a 10 grados con respecto al período 1970-2000, según el nivel de emisiones humanas en las próximas décadas.

El cambio ya es visible.

“De 1971 a 2017, se observó un calentamiento de 3 a 5 grados, y los mayores aumentos fueron en invierno”, precisa el informe.

Conocido por sus osos polares, el Svalbard tiene la paradójica particularidad de albergar a la vez una mina de carbón, la energía más emisora de gases de efecto invernadero, y un ‘Arca de Noé vegetal’, inaugurada en 2008 para proteger las plantas de las impericias de los hombres.