Una quinceañera, que celebraba su fiesta de XV años esta noche, tuvo que cambiar la tradicional limusina por una patrulla para llegar a tiempo a su misa y posterior fiesta.

Ante la imposibilidad de transitar libremente por Circuito Interior, debido al bloqueo de policías federales inconformes de esta tarde, la joven, que lucía un vestido y tocado de color morado, tuvo que ser auxiliada por una patrulla de la policía capitalina que le dio un aventón hasta la Terminal 1 del aeropuerto.

Pero ahí no acabó el “viacrucis” de la festejada, además tuvo que caminar en zapatillas, rodeada de sus chambelanes y familiares, en inmediaciones de la terminal del aeropuerto en su camino a la celebración religiosa.