Las cirugías estéticas son una práctica que ha ido creciendo entre la sociedad con el paso de los años. La televisión, así como el impacto de las redes sociales han servido de influencia para que las personas consideren hacerse algunos “arreglitos” en sus cuerpos; sin embargo, podrían poner su salud en riesgo si acuden con personas que no están calificadas.

Fue el caso de una joven de 22 años que decidió someterse a una liposucción asistida con presión de agua en una clínica de nombre Elohim Servicios Integrales Estéticos, en Monterrey, Nuevo León. La promesa de bajar varias tallas con este procedimiento, además de un costo accesible, la motivó. No obstante, las cosas resultaron fatales y ella perdió la vida.

Identificada como Cinthia Lizeth Vega, acudió al lugar para realizarse una “agualipo” por un costo de cuatro mil pesos este 5 de octubre. Aunque le aseguraron que todo saldría bien, los problemas llegaron cuando le aplicaron la anestesia en el quirófano.

Reaccionan las redes sociales

A través de las redes sociales se dio a conocer el caso, a través de la cuenta de Facebook Elohim Spa en Monterrey Estafa. La persona encargada de subir la historia de Cinthia Lizeth Vega aseguró que ya sabían que un hecho así ocurriría tarde o temprano. “Lastima que tuvo que pasar esto, pero espero que ya por fin cierren esta carnicería, les repito lo barato sale MUY caro”, se puede leer en la publicación.

Como era de esperarse, las personas reaccionaron de inmediato y denunciaron casos de cirugías mal practicadas en lugares que no son aptos para llevarse a cabo y sólo representan un riesgo para la salud.