El elusivo gato negro que acaparó los reflectores en el juego de NFL del pasado lunes, sigue suelto.

La búsqueda del felino que demoró por unos instantes el encuentro entre los Giants de Nueva York y los Cowboys de Dallas el lunes pasado no ha arrojado resultados, señalaron el jueves funcionarios del MetLife Stadium.

La búsqueda inició la mañana del martes, cuando se instalaron varias trampas inofensivas en distintas zonas del estadio. Una vez que no se registraron capturas, directivos del estadio pidieron la ayuda de PuppykittyNYCity, un refugio de captura, castración y liberación.

“Tenemos la esperanza de que juntos podamos encontrar al gato negro con el que todos nos enamoramos el lunes por la noche”, informó el estadio en un comunicado.

PuppykittyNYCity indicó el jueves en un comunicado que en caso de atrapar al felino, se le evaluará para reubicarlo o colocarlo con una familia.

“A pesar de que queremos reubicarlo, seguimos respaldando los programas de captura, castración y liberación”, indicó la organización de rescate.

El felino ingresó al campo durante la ofensiva de los Giants en el segundo cuarto y obligó al referee Clay Martin a demorar el encuentro por unos cinco minutos. Trabajadores del estadio y algunos miembros de la patrulla estatal de Nueva Jersey acorralaron al gato hacia una de las diagonales y lejos de los jugadores.