A la hora de disciplinar a los adolescentes y alentarnos para tener buenas calificaciones, hay padres que son implacables y tienen impresionantes métodos para que sus hijos hagan caso y se esfuercen por alcanzar sus objetivos, pero definitivamente hay algunos que superan todos los límites imaginados.

Así lo hizo Tre Cosby, un comediante estadounidense que cansado de que su hijo no obtenga buenos resultados en la escuela, decidió castigarlo con lo que más le duele al adolescente: los videojuegos.

Y es que sin conocer al niño, es fácil descifrar que es amante de las consolas pues en el video aparece con una playera en la que se lee la que parece una filosofía de vida: Eat, Sleep, Fortnite, Repeat (Comer, Dormir, Fortnite, Repetir).

El castigo que Cosby encontró más atinado fue destruir una consola Play Station 4 de su hijo, pero decidió no hacerlo él sino obligar a su hijo a participar en el acto así que lo llame y tras envolver el aparato en una bolsa de tela, lo lleva al patio y le ordena que golpee con fuerza, pero obviamente el menor lo hace sin ganas y el padre se exaspera.

Entonces toma una piedra grande que estaba en el jardín y la lanza en repetidas ocasiones sobre el bulto, pero esto no fue suficiente y luego lo coloca bajo la llanta de su auto para triturarlo en dos ocasiones con una de las llantas.