Un hombre de 55 años realizó junto a su pareja una visita a un parque sudafricano para celebrar su décimo aniversario de bodas. Y en dicho lugar había distintos animales salvajes como leones.

Pieter Nortje se envalentonó y decidió no hacer caso a las reglas y advertencias. Se acercó a una reja que lo separaba de un león y una leona. Metió su mano y comenzó a acariciar al macho. Segundos después intentó acariciar a la hembra, la cual no se dejó y prefirió morderle el antebrazo.

Después de unos segundos el animal soltó al artesano, que sufrió graves heridas y fue trasladado a un hospital.

Su estado de salud se reporta como grave debido a un choque séptico, reportan medios locales.