Un asaltante pasó de verdugo a víctima en menos de dos segundos durante un robo frustrado dentro de una panadería, el sujeto recibió un golpe con un rodillo de amasar que casi lo noqueó, momento suficiente para que fuera rematado por los empleados de la panadería que intentó atracar.

Los hechos ocurrieron en el interior de una panadería de la que se desconoce su ubicación, sin embargo, por el tipo de ropa que portaba el asaltante, es probable que se localice en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

El panadero, un joven de complexión robusta y ataviado con una playera y lentes, fue sorprendido por un ladrón joven, vestido con una playera muy parecida a la de los Tigres de la UANL y gorra, en el video que captaron las cámaras de seguridad del negocio, se puede ver como el ladrón amenaza al muchacho y le pone la pistola que traía, en la cabeza.

El panadero visiblemente afectado, no atina a reaccionar mientras el ladrón comienza a ‘cachearlo’, sin embargo, justo en un momento que se agacha para revisar las bolsas del pantalón, el muchacho agraviado reacciona y con un rodillo de amasar le asesta un golpe directo a la cabeza, tan certero que seminoqueó al asaltante que se fue de espaldas al piso.

Ante el desconcierto del ladrón, el panadero se agacha para quitarle la pistola que traía el asaltante, el ratero no alcanza a reaccionar y es despojado del arma con la que segundos antes se sentía el rey del mundo, pero la suerte se le volteó, mientras que los compañeros del panadero al ver que ya habían cambiado los papeles se unieron a su compañero para tundir al ladrón.

El video del momento fue captado el pasado 30 de septiembre y difundido en las redes sociales, de inmediato cientos de usuarios mostraron su apoyo al chico que tuvo la valentía de enfrentar al ladrón, golpearlo y despojarlo de su arma.

Sobra decir que entre los muchos comentarios en redes sociales, destacó el hecho de que varios se mostraron a disgusto por que el muchacho no pudo accionar el arma e contra del sujeto, y es que el joven panadero quiso disparar para defenderse y defender a sus compañeros, pero algo pasó y el arma no la pudo usar, sin embargo, si le sirvió para asestarle unas cachazos al ratero que salió por piernas del lugar.