Las sopas instantáneas cobraron popularidad por la facilidad con la que pueden prepararse y su bajo costo.

La idea de Momofuku Ando estaba en crear una sopa de fideos barata, sabrosa, que se pudiera comer a cualquier hora y simple de preparar, por lo que estuvo ensayando en Osaka diversas fórmulas para crear un producto con esas características.

Pero la inquietud surge al ver que una multitud de personas estaba frente a un puesto de comida esperan a ser atendida para comparar un tazón de ramen y lo que buscó en su momento es que fuera un alimento de masas, por lo que consideró que unos noodles sin sabor no resolvería el problema del hambre, se indica en el portal de la BBC.

Fue en 1958 que logró crear dicho alimento (Ando tenía 48 años), lo que introdujo al mercado se llamaba “Chikin Ramen” que fue conocido popularmente en Japón como “magic ramen”. El invento fue reconocido por crear fideos que se podían secar, empacar y rehidratar con agua caliente.

En su momento fue considerado un artículo de lujo, porque en las tiendas se vendía fideos frescos en una sexta parte de lo que se vendía el producto de Undo. Pero diversas empresas comenzaron a presentar su propia versión del producto en el mercado.

Dicho alimento se popularizó en Japón y fue hasta la década de los años 70 que se comenzó exportar a Estados Unidos y en ese periodo también es que se empezó a vender como ahora se conoce el producto, en un vaso, bajo la marca Nissin.