Los espectáculos circenses con animales salvajes se enfrentan, cada vez más, a duras medidas legislativas con el fin de limitarlos e, incluso, prohibirlos.

La imagen de tigres saltando entre aros en llamas, elefantes poniéndose a dos patas encima de pequeñas superficies o monos amenizando el show, está llegando a su fin. Esta situación no se da solo en México también en Europa.

El circo alemán ‘Circus Roncalli’ ha encontrado la manera de utilizar animales salvajes sin necesidad de coartarles su libertad. Gracias a 11 proyectores láser desarrollados por la multinacional Optoma, se crean impresionantes hologramas que imitan los movimientos de animales como grandes elefantes o rápidos caballos.

Todo parece indicar que el público ha visto con gran entusiasmo la implantación de las nuevas tecnologías dentro del circo.

Solo en 2018 acudieron más de 600 mil personas a disfrutar, no solo de los mágicos hologramas, sino de los equilibristas, trapecistas y artistas que componen el ‘Circus Roncalli’.

La implantación de los láser, distribuidos de manera estratégica a lo largo de la carpa de 32 metros, permite que todos los asistentes puedan disfrutar desde cualquier punto, del esperado espectáculo.