Un hombre de 64 años ha puesto de cabeza las redes sociales con sus muñecos.

Y es que no son cualquier cosa, se trata de muñecas tejidas que tienen manchas de vitiligo, otras usan silla de ruedas o alguna otra discapacidad.

Joao Stanganelli, originario de Brasil, es su creador. Él padece vitiligo desde los 38 años, y decidió hacer estas muñequitas para ayudar a los pequeños que padecen esta enfermedad.

El hombre que toda su vida se dedicó a la rama de la gastronomía sufrió el año pasado un problema cardiaco y así su vida cambió radicalmente.

Entró a un curso de crochet junto con su esposa, ahí aprendió la técnica y aunque estuvo a punto de abandonarlo no lo hizo.

Más tarde diseñó una muñeca para su nieta, pero quería que fuera una especial que la pequeña recordara toda su vida, así que la hizo con manchitas, como su cara que tiene vitiligo.

A partir de ahí Joao se ha vuelto famoso en Instagram donde publica decenas de fotos con sus muñecas que gustan a miles de personas.