Al ser atrapado por los agentes de seguridad, los mismo circularon la imágenes del criminal con peluca negra, máscara de silicona, unos jeans ajustados y más prendas femeninas.

La Secretaría de Administración Penitenciaria de la ciudad, informó este domingo, que el intento de huida se realizó cuando su hija lo visitaba ese mismo día en la penitenciaría Bangu 3.

Según las autoridades, Baixinho intentó salir por la puerta principal, pero su comportamiento sospechoso lo delató, además pretendía dejar a su hija de 19 años en la cárcel en su lugar.

También se investiga otros 7 visitantes, entre ellos una mujer embarazada, por el cómo consiguió las prendas femeninas.

Clauvino era de los dirigentes del Comando Vermelho (por su traducción: comando rojo), que es uno de los grupos criminales más poderosos de Brasil, pues controla el narcotráfico, y Da Silva ha sido condenado a más de 73 años de prisión.