Con tal de poder viajar junto a su gato ‘gordito’, un hombre de 34 años de edad engañó a una aerolínea que tiene una restricción de peso para que las mascotas viajen en el asiento con su amo.

Mikhail Galin, quien viajaba desde Riga, en Letonia, hasta la ciudad rusa de Vladivostok, logró engañar a los empleados de la aerolínea consiguiendo un gato parecido al suyo, pero mucho más delgado, esto para que pudiera pasar la inspección de peso y, momentos antes de entrar al avión, cambiar al felino por el suyo.

El personal de la aerolínea ya le había explicado al hombre que su gato, con 10 kilos de peso, no podía viajar con él por exceder el peso reglamentado y si lo quería llevar tendría que hacerlo en la bodega de equipaje.

Fue así que Mikhail comenzó a buscar en redes sociales a un gato parecido al suyo y poder suplantarlo al momento del ‘check-in’.

El viaje transcurrió sin contratiempos y ambos pudieron disfrutar de las comodidades de viajar juntos, sin embargo, días después el hombre compartió la historia en redes sociales, momento en el que la aerolínea se dio cuenta del engaño.

Después de haber pasado todas las inspecciones en el aeropuerto de Riga, mi gato y yo nos sentamos en un avión. En el despegue y el aterrizaje, Víctor estaba mal por el cambio de presión’, comentó Mikhail en redes sociales.

Medios locales retomaron la historia y lograron que se viralizara a nivel mundial.

Mientras tanto, la aerolínea sancionó al pasajero quitándole todas las millas que tenía acumuladas en su cuenta.

El hombre se defendió en redes sociales indicando que las aerolíneas deberían tener más facilidades para con las mascotas pues, muchas de ellas con animales de apoyo.