El investigador José O’Gorman, de la Universidad Nacional de la Plata señaló que la recuperación de los restos óseos fue posible tras décadas de sucesivas campañas por parte del Instituto Antártico Argentino y del Museo de la Plata a la isla de Marambio, al norte de la península Antártica.

O’Gorman informa que se encontraron partes de la columna vertebral así como sus aletas delanteras y traseras y algunos elementos de la cintura escapular, por lo que se estima que el elasmosauridae media entre 11 y 12 metros de longitud y pesaba entre 10 y 13 toneladas.

“Está muy por encima de los que se conocían hasta ahora mismos que tenían una masa de entre cinco y seis toneladas”, preciso el paleontólogo.

Marcelo Reguero, del Instituto Antártico Argentino, afirmó que los restos datan del final del Cretácico, hace 65 millones de años, afirmando que el ejemplar encontrado pudo haber vivido “unos 30 mil años antes”.