El nombre del niño es Ibrahim Lyanov, él entrenaba todos los días para conseguir el logro.

Dos horas de esfuerzo fue lo que le costó al pequeño para conseguir la cifra de tres mil 270 lagartijas, o push ups como se les llama internacionalmente.

Pero esta no es su mejor marca, por que ya está inscrito en el Libro de los Récords en Rusia, con cuatro mil 445 lagartijas.

En el video se puede apreciar que, fue supervisado por un entrenador, y grabado para registrar el suceso.

En reconocimiento a su hazaña, le fue ofrecido un departamento para él y su familia en la ciudad de Magás que se ubica al suroeste del mismo país, gracias al patrocinio de un equipo deportivo local.

El ejercicio denominado como “lagartija” no es fácil del todo para cualquier persona, así que la edad tan tierna del niño, le da una dificultad aún más grande.