Si algo malo llegara a sucederle a nuestro perrito seguramente enloqueceríamos.

Y no es para menos, ¿qué haríamos sin sus cariños al despertar o sus ladridos necios en las videollamadas más importantes?

Una usuaria de Twitter experimentó el terror en carne propia cuando pensó que lo peor le había ocurrido a su mascota, un tierno corgi al que encontró tirado en la cocina en medio de ‘una escena del crimen’.

O al menos eso parecía…

Afortunadamente el cachorro solo había hecho una de sus travesuras.

Se comió una pitaya y quedó embarrado del rojo característico de la fruta en todo su cuerpecito.

Pero afortunadamente está bien y el susto para la dueña ya pasó.