El Gobierno argentino protagonizó un nuevo error protocolar el jueves ante la llegada del presidente de China, Xi Jinping, a Buenos Aires, para la Cumbre del G20 que se desarrolla en la Argentina.

Al arribar su avión al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, los músicos de la banda militar encargados de la recepción del mandatario asiático lo confundieron con otro integrante de la comitiva, y comenzaron a tocar mientras el hombre, que no era Xi Jinping, bajaba por las escaleras de la aeronave de Air China.

“Saludo al presidente de la República Popular de China”, gritó el director de la orquesta del Regimiento de Patricios, perteneciente al Ejército local. La prematura ceremonia continuó hasta que el funcionario pisó tierra.

Segundos más tarde, al advertir el error y ver que bajaba Xi Jinping, tuvieron que reiniciar la música.

Horas antes, cuando el presidente francés Emmanuel Macron llegó a Ezeiza, los funcionarios argentinos que debían darle la bienvenida al mandatario no hicieron a tiempo, por lo que Macron fue recibido por un trabajador del Aeropuerto que vestía un chaleco amarillo.