Cuando se quiere, se puede. Y el mejor ejemplo de ello es Diana Trujillo, una colombiana que llegó a Estados Unidos a sus 17 años.

No hablaba inglés y tenía solo 300 dólares en el bolsillo. Limpiar casas se convirtió en su trabajo para poder subsistir.

Veinte años después, Diana se prepara para ver aterrizar su proyecto de la NASA en Marte.

Es ingeniera aeroespacial y líder de la Misión Curiosity, que diseñó el brazo robótico que traerá materiales del segundo planeta más pequeño del sistema solar.

“Me siento extremadamente feliz de ser parte de un grupo que puede cambiar la historia”, dijo Trujillo en un video de la NASA.

En conversación con el diario La Opinión, Trujillo contó que dejó Colombia porque su papá le arrebató todo a su mamá.

“Dije, yo me voy primero, así consigo dinero y trato de ayudarla. Luego vuelvo por ella y mis hermanos”, expresó.

Consiguió tres empleos, incluido uno limpiando casas. Con el dinero conseguido estudió ciencias aeroespaciales y tiempo después logró una pasantía en la NASA. En 2006 se convirtió en la primera hispanoamericana en el programa.