Al parecer el furor por “el Juego del Calamar” se ha salido de control, pues en escuelas de la comuna de Erquelinnes, en Bélgica, algunos alumnos han comenzado a participar en un peligroso juego inspirado en la popular serie surcoreana de Netflix, por lo que ya toman acciones para frenar esta tendencia.

En un comunicado, las autoridades escolares se dirigieron a los padres de familia: “Estamos muy atentos para detener este juego malsano y peligroso”. Y es que esta semana descubrieron a varios menores recreando la ‘luz roja, luz verde’, actividad en la que compiten en concursos mortales para conseguir una jugosa recompensa. En el mencionado juego los participantes deben dirigirse hacia una muñeca gigante cuando grita “luz verde”. Cuando la muñeca grita “luz roja”, el concursante debe quedarse quieto, pues de lo contrario recibirá un disparo.

Sin embargo, en la versión recreada por los infantes belgas

En la versión creada por los niños belgas el perdedor recibe un puñetazo en lugar de ser ejecutado. Los directivos imploran a los padres que hagan que sus hijos “sean conscientes de las consecuencias que esto puede provocar”. Este caso no es aislado, pues el mes pasado un residente de Corea del Sur recibió miles de llamadas telefónicas y mensajes de texto después de que su número apareciera en la serie.

¿Qué es el “Juego del Calamar”?

Esta serie rápidamente se colocó como una de las más vistas este año, pues tiene una historia original y está cargada de mucho drama. La trama abraza a varios personajes con situaciones distintas de vida que coinciden en algo: deudas que no pueden pagar, motivo por el cual aceptan las condiciones de participar en los aterradores juegos infantiles.

Un total de 456 jugadores se enfrentarán en seis juegos donde los eliminados pierden más que la oportunidad de llevarse el millonario premio final: la vida. Es así como nacen las alianzas y estrategias para deshacerse de sus contrincantes y avanzar lo más posible, pero la venganza y la traición estarán en cada rincón.