La publicación expuesta en Science Advances es la primera que documenta el cloruro de hidrógeno (HCl) y su química asociada al cloro en la atmósfera marciana.

Destacan que se trata de la primera detección de una nueva clase de molécula en Marte, tras el descubrimiento del metano, en 2004.

Detallan que este descubrimiento no se asocia a ningún signo de vida, pero su estadía en Marte requiere una explicación.

Kevin Olsen, coautor del estudio e investigador del Departamento de Física de la Universidad de Oxford, dice que hay dos posibilidades:

El gas se produce por actividad magmática debajo de la superficie o mediante complejas interacciones químicas que involucran la superficie de polvo y gases atmosféricos.

Olsen explicó que “si crece la evidencia del ciclo químico propuesto que vincula los minerales en el polvo de la superficie con los gases en la atmósfera, este será el primer vínculo directo conocido entre la superficie y la atmósfera, además de la formación de hielo”.

Añadió que si determinan que algún tipo de ventilación es la fuente del HCl sería una de las primeras pruebas de los procesos geológicos activos de Marte.