Según la Organización Internacional del Café, los finlandeses consumen más café que cualquier otra nación del mundo y los granos del café utilizados van a parar a pozos, los cuales emiten tanto metano como diez millones de autos cada uno.

Cada año se desperdician hasta 14 millones, 380 mil 600 toneladas, eso equivale al 13 por ciento de los desechos de alimento anual en Finlandia y solo contando las frutas y las verduras que es lo que tiran con más frecuencia.

Con este conocimiento, la empresa Rens creó unos tenis con los desechos del café y con botellas de plástico recicladas, lo que ayuda a una reducción en el desperdicio de café en los vertederos que podría beneficiar a la industria.

Un par de zapatos de primera generación de Rens contienen 300 gramos de desperdicio de café, lo que es el equivalente a 21 tazas. Usan el café molido, lo mezclan con gránulos de plástico reciclado, luego crean hilo de poliéster café y con él, hacen la parte superior de los tenis.

En un esfuerzo por crear un producto verdaderamente neutro para el clima, Rens también afirma compensar todas las emisiones de la producción, empaque y distribución de sus productos. Incluso han pensado en crear ropa con este mismo material.