La prestigiosa destilería escocesa The Glenlivet, fundada en 1824, lanzó un revolucionario producto en la Semana del Cóctel de Londres. Se trata de cápsulas de 23 ml de whisky, preparadas con algas comestibles, con las ya no requerirán de un vaso para degustar un buen escocés.

De acuerdo con la compañía, para consumirlo sólo tienes que introducir la cápsula en la boca y romperla para sentir “una perfecta explosión de sabor” , la cual va crear “un nuevo modelo sobre cómo se disfruta el whisky”.

“Queremos crear soluciones originales sobre cómo servir y consumir bebidas, y The Glenlivet es una marca que está buscando exactamente lo mismo”, declaró Rodrigo García González, el fundador Notpla, la empresa que fabrica estas cápsulas; a la revista Food and Drink Scotman.

Las primeras reacciones sobre el invento en redes sociales no fueron positivas. Muchos consumidores señalaron que este nuevo sistema te obliga a consumir 23 ml de whisky de golpe, sin poder regular el trago o sorbo. Otros indicaron que arruina la experiencia de beber a un whisky como percibir sus aromas.