De acuerdo con el canal O Globo, el fenómeno ocurrió durante la madrugada del viernes 12 de abril.

Este pudo registrarse desde los municipios de Taquara y Torres (Río Grande do Sul), así como desde el estado de Santa Catarina.

Especialistas de la Red Brasileña de Observación de Meteoros, estimaron que el objeto espacial pesaba de entre 6,3 a 16 kilogramos e ingresó a la atmósfera a unos 122 mil kilómetros por hora.

De igual forma detallaron que la bola de fuego pudo consumirse sobre el océano Atlántico al caer hasta cerca de 36.830 metros y no había causado ningún daño.