Ronnie Foster, de la localidad de Pink Hill, relató que primero había comprado un billete por un dólar de una lotería que se juega en Carolina del Norte y ganó 5 dólares. El dinero de ese premio lo invirtió en conseguir otros dos boletos.

Con el primero no ganó nada, pero el segundo billete tenía un premio de 200,000 dólares.

“Vi todos esos ceros y me congelé”, asegura Foster, que lucha contra el cáncer de colon. “No lo creí hasta que se lo entregué al empleado del local para que lo escaneara”, agregó.

El empleado le confirmó que era acreedor de un gran premio y le indicó que acudiera a la sede de la entidad responsable del sorteo.

“Ya estaba feliz porque era mi última ronda de quimioterapia”, y “ganar esto lo convirtió en mi día de suerte”, afirmó el afortunado hombre.

Foster reclamó su premio el anterior viernes, y tras pagar los impuestos se llevó un total de $141,501 dólares. Ronnie comentó que parte de ese dinero lo destinará para pagar los gastos que no cubren su seguro médico, mientras que el resto lo ahorrará.