Por sus grandes proporciones, el potencialmente peligroso objeto dejaría un cráter de casi 5 kilómetros y causaría un nivel de destrucción colosal si llegara a impactar contra nuestro planeta.

Se trata del asteroide 2019 GT3, cuyo diámetro se estima en aproximadamente 380 metros y que pasará cerca de la Tierra viajando a una velocidad cercana a los 49,000 kilómetros por hora.

En caso de dirigirse directamente hacia nosotros, su volumen le impediría desintegrarse en la atmósfera antes de golpear la superficie, pero afortunadamente no es así.

Este cuerpo celeste se acercará a 0.04996 “unidades astronómicas” es decir, a unos 74.000 millones de kilómetros de la Tierra con lo cual se ubica en la categoría de “asteroide potencialmente peligroso”.

La misma unidad de magnitud es utilizada por los astrónomos para referirse a objetos cercanos a la Tierra capaces de aproximarse a distancias peligrosas, explica el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS, por sus siglas en inglés) de la NASA.