Jacqueline Ades está acusada de acosar a un hombre, enviándole más de 159 mil mensajes de texto, algunos de los cuales eran amenazadores, en un periodo de casi 10 meses.

La Policía dice que Ades comenzó a amenazar al hombre después de que la mujer irrumpió en la propiedad de la víctima y agentes de Paradise Valley tuvieron que escoltarla para que saliera, en julio de 2017.

“Haría sushi con tus riñones y palillos con tus huesos de la mano”, señala uno de los mensajes enviados, de acuerdo con medios de Arizona.

Jacqueline se encuentra recluida en una cárcel del condado de Maricopa sin fianza; se declaró inocente de los cargos de acoso y de allanamiento.