El conglomerado industrial Eaton de Estados Unidos que utiliza las baterías eléctricas de segunda mano de Nissan para alimentar edificios, está en discusiones con hasta seis estadios de futbol europeo para ayudarlos a proporcionar energía para sus instalaciones, de acuerdo con un directivo de alto rango.

Eaton, una empresa de Nueva York que produce hidráulicos, transmisores para camiones y otros productos industriales, dice que el mercado es de nicho y espera que crezca exponencialmente hasta 2022.

Eaton estima que en Europa, Medio Oriente y África, el valor potencial de mercado será de 2.3 mil millones de dólares para 2025.

De acuerdo con investigadores JATO Dynamics, las baterías de los autos eléctricos se ha convertido en una preocupación creciente a la vez que su uso se expande con los autos eléctricos, el cual representa el 1.5% de los 86 millones de autos vendidos a nivel mundial el año pasado.

Eaton toma las celdas de las baterías de los vehículos eléctricos Leaf, fabricados por Nissan, incluyéndolas en nuevas unidades, un producto que llama xStorage, para almacenar energía en edificios tanto de tipo industrial como residencial.

Hasta ahora ha equipado la Arena Johan Cruyff de Países Bajos, el hogar legendario del equipo de futbol Ajax, entre otros edificios con lo que llama “baterías de segunda-vida”. Su proyecto más reciente fue el estadio de atletismo Bislett en Oslo, Noruega, que se alimenta parcialmente con paneles solares.

“La comunidad de los estadios de futbol está interesada. De los más significativos (estamos hablando) con 5-6 estadios en Europa”, dijo el vicepresidente senior de Eaton Craig McDonnell en una entrevista realizada durante la presentación en el estadio Bislett.

Con la excepción de Tesla a la que ve como competencia en el negocio de almacenamiento de energía, la empresa también está en pláticas con otras automotrices para expandir su oferta. McDonnell rechazó dar nombres.

Eaton dice que su solución xStorage es 20% más accesible que una batería nueva y que cada automóvil Leaf de Nissan puede producir cuatro unidades.

Se encuentra entre los principales en el mercado en desarrollo a gran escala, con otros proyectos dirigidos por el fabricante automotriz alemán BMW que proporciona baterías de segunda mano de sus vehículos eléctricos i3 para almacenar energía producida en las granjas de viento.