Los ingresos de Uber se aceleraron durante el último trimestre del año pasado donde la firma alcanzó 4,700 millones de dólares, superior a lo esperado por los analistas, de acuerdo con Refinitiv.

Esta cifra incrementó en forma anual en un 37%, de acuerdo con un comunicado de la compañía.

Uber atribuyó el aumento de viajes gracias a la expansión global que está realizando, las facilidades para recoger y dejar pasajeros en los 650 aeropuertos en los que da servicio a nivel mundial y las ofertas premium que tiene la compañía a un precio mayor, así como a la vertical Uber Eats.

En la parte de delivery de comida, la compañía tuvo un crecimiento del 71% al llegar a 4,037 millones de dólares. Según la compañía, Eats logra ingresos comparables con los generados por los viajes en Australia, a solo tres años de su lanzamiento.

“El 2019 fue un año transformador para Uber y estoy satisfecho con nuestro progreso, cumpliendo constantemente con los compromisos que hemos hecho a nuestros accionistas en nuestro camino hacia la rentabilidad”, indicó Dara Khosrowshahi, CEO de la fima.

El gigante del transporte se enfrentó a múltiples desafíos regulatorios el año pasado. A pesar de todas las preocupaciones, su CEO manifestó que están bien posicionados dentro del mercado.

“Reconocemos que la era del crecimiento a toda costa a terminado. En un mundo donde los inversionistas demandan cada vez más no solo crecimiento, sino también un crecimiento rentable, estamos bien posicionados para ganar a través de la innovación continua, la excelente ejecución y la escala inigualable de nuestra plataforma global”, agregó el ejecutivo.

Las acciones de la compañía incrementaron más de 4% a 37.09 dólares por papel, tras el reporte de la compañía.

Sin embargo los gastos de compensación y operación de la empresa también crecieron, pues dentro de la pérdida neta de Uber Technologies se tuvo gastos de compensación de 243 millones dólares, por lo que la joya de la empresa, de momento, se mantiene en la vertical de eats, pero la empresa se perfila en recuperación, después de varios trimestres con reportes no satisfactorios.