La nave espacial Starliner, de la compañía Boeing, aterrizó este domingo en Nuevo México después de que fracasara el viernes en su misión de prueba de acoplarse a la Estación Espacial Internacional (EEI).

La nueva nave del grupo aeronáutico estadounidense Boeing, que atraviesa una crisis sin precedentes por los problemas de su polémico modelo 737 Max, tocó tierra a las 7:58 hora de la costa este de Estados Unidos en White Sands, en el desierto de Nuevo México.