En las casas y oficinas existen aparatos eléctricos que consumen energía eléctrica cuando están conectados y no están en uso, a este tipo de dispositivos se les llama “vampiros“.

Esto se debe, alertó el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), a que algunos aparatos tienen integrados dispositivos que los mantienen en una condición conocida como “en espera”.

Por mínimo que parezca, el consumo de estos dispositivos se refleja en el recibo de luz.

El Fideicomiso señaló que los aparatos que más consumen energía cuando están “en espera” son los televisores, los calefactores y los hornos de microondas.

Ante esta situación el Fide recomendó desconectar estos aparatos cuando no estén en uso; otra opción, señala la Comisión Federal de Electricidad (CFE), es emplear un interruptor manual o multicontacto desde el cual se pueda cortar la corriente del suministro.