¡Qué tiemble el mundo de las redes sociales! Y lo decimos muy en serio. Si Kylie Jenner logró con un solo comentario en febrero que las acciones de Snapchat cayeran un 7% y perdieran más de 1.300 millones de dólares por publicar un tuit que decía: “entonces ya nadie abre Snapchat, o soy solo yo? Es tan triste”… no queremos ni imaginar qué puede pasar con Twitter si la mismísima Kim Kardashian, la reina absoluta del ‘Klan K’, se le ocurre hacer algo similar.

Lo decimos porque ella misma ha desvelado que el pasado fin de semana en el cumpleaños de su marido, Kanye West, hizo una petición en persona al máximo responsable de Twitter: “Este fin de semana he tenido una reunión muy interesante con Jack Dorsey (CEO de Twitter) y creo que tendrá en cuenta mi petición de editar los tuits”…

Vamos, que Kim quiere que Twitter sea como otras plataformas que te permiten editar un post ya publicado como Instagram o Facebook (para corregir erratas, porque has cambiado de pensamiento, quieres arreglar alguna caga**…); una petición que lleva en el aire mucho tiempo por parte de algunos usuarios aunque con ello esta red social pierda una gran parte de su esencia, que es decir las cosas como las sientes en el momento justo de publicar porque si no te gusta lo que una vez dijiste, lo borras (si no te han hecho una captura de pantalla) y listo…

De momento no se sabe si la petición va a ser atendida o no, ya que Dorsey se ha limitado a bromear contestando al tuit de Kim un “¡Ahora entiendo para qué me invitaste!”.