Un equipo de especialistas logró tomar muestras de agua líquida de un lago que quedó enterrado bajo una gruesa capa de hielo.

Los investigadores del proyecto Acceso Científico a los Lagos Subglaciares Antárticos (SALSA, por sus siglas en inglés), lograron hallar vida en muestras de agua líquida de un lago escondido debajo de al menos un kilómetro de hielo.

El lago Mercer, en la Antártida, se encuentra oculto por un glaciar rodeado por una zona reconocida mundialmente por encontrarse en uno de los entornos más extremos en todo el planeta.

Tras perforar el hielo de más de un kilómetro de espesor, los especialistas lograron sacar agua en la que al menos 10 mil células bacterianas por mililítro sobreviven.

Según John Priscu, profesor de ecología polar de la Universidad de Montana, en Estados Unidos, y líder de la misión, tal número de bacterias representa una gran cantidad para las masas de agua que permanecen cubiertas por una capa de hielo a la que la luz del Sol no puede llegar.

Si bien 10 mil células por mililítro es tan solo el 1% de las que se encuentran, por ejemplo, en el océano abierto, este número sigue siendo alto tomando en cuenta que el agua en la que viven se encuentra casi al punto de la congelación.

Algunos especialistas han mostrado su entusiasmo respecto a la vida hallada en el lago Mercer, ya que creen que si hay bacterias, entonces también podrían existir otras formas de vida más avanzadas, como animales microscópicos.

También creen que si hay vida en el lago, entonces podría haberla en la inhóspita superficie (o en las profundidades) de Marte o incluso en la de las lunas congeladas de Júpiter y Saturno.

Los científicos esperan continuar su exploración en los próximos meses.

El lago Mercer mide aproximadamente 160 kilómetros cuadrados y fue descubierto hace más de diez años a través de imágenes satelitales, pero solo hasta ahora pudo ser explorado.

Este lago es del tipo subglacial activo y se encuentra debajo de la llanura helada de Whillans, al occidente de la Antártida.

Mercer es uno de 400 lagos que se hallan debajo del hielo de la Antártida.