Cuando Google anunció su red de juegos basada en la nube, Stadia, el año pasado, los jugadores de todo el mundo lo recibieron como un sueño hecho realidad. El llamado “Netflix de los videojuegos” por los blogs de tecnología, Stadia sería un sistema independiente del dispositivo, abandonando el concepto de consola y permitiendo a los gamers jugar en cualquier pantalla, en cualquier lugar y en cualquier momento, independientemente del hardware físico (excepto el controlador de Stadia, del que luego hablaremos). No es necesario esperar por largas descargas, solo una resolución de 1080p a 60 frames por segundo y una reproducción sin interrupciones ni latencia. Las expectativas son altas, pero si alguna compañía tiene la infraestructura, la tecnología y los recursos para lograrlo, es Google. En resumen, Stadia estaba llamada a ser el futuro de los videojuegos, captando el interés de los gurús tecnológicos y de los traders, que se suben a las olas financieras de los lanzamientos tecnológicos con decisión.

¿Representa el cambio gamer que todos esperaban?

No corramos tanto. El popular blog de tecnología The Verve dijo: “A pesar del encanto y una lista mejorada de juegos, el servicio de juegos en la nube no está cerca de lo que la compañía inicialmente prometió…” Pero, a pesar de las críticas tibias, Google Stadia logró muchos avances. Aquí hay una lista breve para que la considere.

Funciona con Google: para que Stadia se ejecute, Google combinó algunos de sus propios servicios patentados, incluidos su navegador Chrome, su dongle Chromecast, su sistema operativo Android, Youtube y Google Cloud y centros de datos en todo el mundo.
Luego está el controlador, el cual se conecta a través de Wi-Fi directamente a los centros de datos de Google, lo que permite a los usuarios cambiar entre dispositivos sin tener que volver a sincronizarlos.
Entrada perfecta: esto es realmente genial. Supongamos que ve un juego anunciado en YouTube: todo lo que tiene que hacer para jugar es hacer clic en el anuncio y le dirigirán a ese punto exacto del juego.
Hay, por supuesto, algunas desventajas.

Es un devorador de ancho de banda: esos impresionantes gráficos 4k necesitan, al menos, 35 Mbps para renderizarse correctamente. Aunque está disponible en la mayoría de las conexiones de banda ancha pero limitado cuando se trata de Wi-Fi público o transmisión de datos. También consumen hasta 20 GB por hora, por lo que, si los datos son un problema, Stadia puede no estar en sus tarjetas.
Es un asesino de la consola: esto puede ser relativo, pero si eres del tipo de jugador al que le gusta la sensación tradicional de conectarse a una consola, es posible que te encuentres confundido.
Stadia todavía podría ser un gran problema

Los juegos basados en la nube están de moda y, la mejor parte de Google Stadia, aún puede estar en camino. El Proyecto xCloud de Microsoft pronto funcionará en dispositivos móviles como Stadia y la NVIDIA de Sony ya se transmite a los PC. También se habla de que tanto Amazon como Apple tiene sus propias plataformas de juego basadas en la nube en marcha. Pero el enfoque de Stadia es donde se diferencia de sus competidores: Google quiere hacer mucho más que facilitar el juego cuándo y dónde quieras. De la misma manera que Netflix cambió por completo la forma en la que vemos películas y series de televisión, Google Stadia tiene como objetivo cambiar la forma en la que se desarrollan, financian y distribuyen los videojuegos, creando en última instancia su propio universo de posibilidades gamer. Y es por eso que todavía puede ser un éxito masivo.

Todavía quedan más cosas por llegar de Google Stadia. Por un lado, una versión gratuita que ofrece una resolución más baja será lanzada durante este año, dando acceso a más personas en todo el mundo. Además, Google compró recientemente un diseñador de juegos canadiense llamado Typhoon Studios, lo que podría significar que ya se está aventurando al desarrollo de juegos. ¿Cambiará Google Stadia el mundo de los videojuegos tal como lo conocemos? ¿O Stadia verá sus propias pantallas de “Game Over” antes de que termine el año? Solo el tiempo dirá.

La línea de fondo

Aunque Google Stadia solo estará disponible en unos 14 países para empezar, aún se puede aprovechar este momento emocionante en la industria del videojuego invirtiendo en acciones de la empresa matriz de Google, Alphabet, como CFD, o en cientos de otras opciones CFD como acciones, materias primas, monedas, criptomonedas, índices y ETF a través de la plataforma de trading iFOREX. Esto le permite operar tanto a favor de la subida como de la caída sin poseer el activo subyacente, yendo en largo o en corto dependiendo de cómo piensa que reaccionarán los precios. Con la aplicación de iFOREX para Google e iOS, puede mantenerse al día sobre los últimos precios de sus instrumentos elegidos y abrir y cerrar operaciones cuando detecte oportunidades. Únase hoy y obtenga un kit educativo gratuito, así como capacitación 1-a-1 con un entrenador.