En agosto pasado la empresa prohibió los anuncios en los resultados de búsqueda de los usuarios que promocionan aplicaciones con el diseño cuyo propósito es rastrear o monitorear a otra persona, así como sus actividades sin autorización.

Tales aplicaciones de software espía para consumidores, los comercializan para padres que desean monitorear a sus hijos mediante las llamadas, mensajes, fotos, entre otros, con el pretexto de protegerse contra los depredadores.

Sin embargo, en muchas ocasiones las utilizan para espiar los teléfonos de cónyuges. Ante un incremento de estos anuncios, provocó una respuesta en toda la industria en los últimos años para combatir la propagación de las aplicaciones de monitoreo de teléfonos.

“No permitimos anuncios que promocionen software espía para la vigilancia de socios. Eliminamos de inmediato los anuncios que violen esta política y continuaremos rastreando los comportamientos emergentes para evitar que los malos traten de evadir nuestros sistemas de detección ”, dijo el portavoz de Google.

Google aclaró que su política para permitir comportamientos deshonestos, que rige la promoción de software espía, prohíbe que los anuncios promuevan la vigilancia de parejas íntimas, pero exime a los anuncios que promueven el seguimiento de actividades de niños o donde monitorean los dispositivos de empleados.

Desde septiembre, google suspenderá las cuentas de los anuncios durante tres meses que violen repetidamente las políticas publicitarias, entre ellas la promoción de software espía para los cónyuges.