Con lo anterior su vehículo pasó a parecerse a una enorme araña de una película de ciencia ficción.

Esta idea, apodada como la Adrenalina, fue sugerida al mecánico por sus seguidores en Instagram, donde él sube videos con todos sus inventos.

El mecánico de origen armenio saltó a la fama en Rusia por haber convertido previamente un Lada en una carroza.

Para crear esa araña, Mikaelian tardó dos meses y gastó más de 4,300 dólares. Se vio obligado a disminuir radicalmente el peso del auto, hasta los 700 kilogramos, para colocar la carrocería sobre ocho extremidades.

Para conseguir este objetivo, el mecánico despojó el coche no sólo de todos los neumáticos, sino también de su motor.

Sin embargo, incluso así, el peso del insecto de acero sigue siendo aplastante: con todas las modificaciones pesa casi 1.5 toneladas.