Científicos de la Universidad de Bermont (UVM) y la Universidad de Tuft crearon una nueva forma de vida que luce a una mezcla entre un anfibio y un robot utilizando células madre extraídas de embriones de rana.

Esta nueva forma de vida tiene un milímetro de ancho y actúan como un robot vivo y autocurativo, puede caminar, nadar y trabajar cooperativamente y, según los investigadores, podría usarse dentro del cuerpo humano para reprogramar tumores, administrar medicamentos o raspar la placa de las arterias.

De acuerdo con Joshua Bongard, experto en informática y robótica de la UVM que codirigió la investigación:

“Estas son máquinas vivientes novedosas. No son un robot tradicional ni una especie conocida de animales. Es una nueva clase de artefactos: un organismo vivo programable” .

Para determinar el mejor diseño para esta nueva forma de vida, los investigadores de UVM ejecutaron un algoritmo evolutivo a través de una supercomputadora. Luego, el equipo de Tufts ensambló y probó el diseño utilizando células madre de una especie de rana africana llamada Xenopus laevis, de ahí que el nombre de esta nuevo descubrimiento sea xenobot.

Lo que el equipo creó es una forma corporal nunca vista en la naturaleza. Las células funcionan juntas, lo que permite que los robots se muevan solos en entornos acuosos. Incluso cooperaron espontáneamente para moverse en círculos, empujando los gránulos hacia una ubicación central.

A diferencia de los robots fabricados con acero o plástico que terminan por dejar de servir y en cambio los xenobots se descomponen después de su uso, pero se cortan en rodajas, se regenear y se vuelven a unir. Por lo que además de fines médicos, podrían utilizarse para limpiar desechos radiactivos y microplásticos.

Además, los xenobots vienen precargados con su propia fuente de alimentos, que debería agotarse en aproximadamente una semana, a menos que estén en un entorno rico en nutrientes. Sin embargo, no se preocupe, estos pequeños no pueden reproducirse o evolucionar, al menos no todavía.

Por su parte, los investigadores esperan comprender mejor esta tecnología para sacarle mayor provecho, sin embargo se habré todo un debate ético al respecto y en algún momento este tipo de descubrimientos se deben de regular para su aplicación.