Control es un título desarrollado por Remedy Entertainment, aclamado estudio famoso por crear éxitos como Max Payne y Alan Wake (también Quantum Break, pero resultó ser un tanto decepcionante) así que, puedes esperar dos cosas en esta nueva franquicia: efectos visuales extraordinarios y cosas que desafían la lógica de tu mente.

Será difícil explicar este juego porque, para empezar, es un poco complicado de entender, pero trataré de hacer mi mejor esfuerzo. No trates de comprender y déjate llevar El juego comienza cuando la protagonista llamada Jesse Faden, ingresa al edificio del Buró Federal de Control que, sin más explicación que las instrucciones que aparecen en pantalla, te avienta a una aventura que parece no tener pies ni cabeza.

Al inicio todo es muy confuso, no sabes por qué estás ahí o cómo llegaste, tampoco sabes cuál es tu misión o por qué pasan las cosas que pasan, pero aún así, avanzas valientemente y comienzas a recolectar documentos (que es muy importante leer) y te das cuenta que Jesse no está sola, hay alguien más con ella, o eso parece por sus conversaciones.

A los pocos minutos Jesse ya tiene un arma de fuego que literalmente guarda muchos secretos, se convierte en la directora del buró y hasta tiene gente a su cargo (por así decirlo), además detenerla tarea de salvar al resto de los empelados de una extraña fuerza paranatural conocida como Hiss, tarea que no será nada sencilla.

A partir de este momento todo será más confuso aún, pero eso es justamente lo que hace a Control tan atractivo, detrás de cada esquina hay una nueva sorpresa y cada enemigo es una oportunidad para ponerte creativo con el sistema de juego.

Deja fluir la energía A grandes rasgos, el objetivo es explorar el Buró Federal de Control, un enorme y horripilante edificio que además, resulta ser otra especie de personaje en todo este caos. Pero es el diseño burocrático y gris del edificio el que contrasta con todos los efectos tan locos que vas a ver en la pantalla y que incluso, abre la puerta a cambios diseño muy radicales, que tienes que ver para entender.

El sistema de juego combina elementos de acción como disparos y golpes en tercera persona con el uso de “la fuerza” que en realidad, no es la fuerza, es telekinesis con la que puedes mover objetos pero te hace sentir como todo un jedi.

Por el otro lado está la pistola que es muy versátil pues no requiere balas, recarga automáticamente y puede hasta transformarse en otro tipo de armas más poderosas, aquí el reto consiste en aprender a mezclar los poderes de Jesse con la potencia del arma y es que, en más de una ocasión te verás rodeado de enemigos que sabrán buscarte bien, eso sin mencionar que tienen excelente puntería.

Algo que resulta muy llamativo es el sub menú del juego donde puedes equiparle a Jess y a tu arma distintos accesorios o habilidades, ya sea que te den más puntos de vida, más agilidad, menor tiempo de recarga para tu arma, etc.

No es como un RPG, pero estos atributos definitivamente te hacen la vida más fácil y recompensan tu esfuerzo de estar matando enemigos todo el tiempo.

Necesitas la mejor de las computadoras

Control está disponible para PlayStation 4 y Xbox One donde se ve bien, en un PS4 Pro y Xbox One X se ve mejor, pero solo en una PC con la mejor tarjeta gráfica de Nvidia, el mejor procesador (además de bastante memoria RAM) vas a poder disfrutar el juego como el estudio lo diseñó y es que entre otras cosas, hace uso extensivo de ray tracing. Estos efectos aunque meramente estéticos, son muy notorios ya que permiten cosas muy complejas como reflejos sobre charcos de agua o manipular la luz, sin contar la extra física de la telekinesis. Gran experiencia, pocos capítulos Uno de los pecados más grandes de Control es su duración. Con apenas 10 capítulos el juego llega a un repentino final que no te deja tan satisfecho como el resto del juego, sin embargo, el viaje para llegar a ese final vale mucho la pena y es muy divertido. Control es sin duda uno de los juegos más extraños y emocionantes que podrás jugar este 2019. No importa donde lo juegues, la experiencia es la misma pero gráficamente hablando, una PC aquí si hace toda la diferencia.