Un equipo de científicos chinos ha construido una instalación de investigación que simula el entorno de la Luna, el centro es una cámara de vacío aunque tiene solo 60 centímetros de diámetro, comparados con los tres punto 474 kilómetros de la luna real.

El centro se lanzará oficialmente en los próximos meses, aparentemente puede hacer que la gravedad “desaparezca” en un efecto que puede durar tanto como se desee, según informa Li Ruilin de la Universidad de Minería y Tecnología de China.

El científico explicó que en el corazón del simulador se instaló una cámara de vacío que alberga una miniluna de 60 centímetros de diámetro, el paisaje lunar artificial está formado por rocas y polvo, tan ligeros como los del satélite natural de la Tierra ya que está sostenido por un campo magnético.

Esperan que el centro permita a los científicos probar los equipos en una simulación del entorno lunar externo, en el que las rocas y el polvo pueden comportarse de forma completamente diferente a como lo hacen en la Tierra.

Pekín tiene previsto para el 2030 llevar taikonautas a la Luna y establecer una base de investigación lunar conjunta con Rusia, las autoridades chinas declararon podría comenzar en el 2027, años antes de lo previsto.