Como parte del estudio Constances publicado en la revista Stroke, investigadores franceses analizaron los datos de 143 mil 592 personas entre 18 y 69 años en Europa, que trabajaban activamente entre 2012 y 2018; el resultado fue un gran porcentaje de estas propensas a padecer derrames cerebrales.

Entre la información que consideraron se encontraba la profesión, edad, consumo de tabaco, enfermedades cardiovasculares y la duración de la semana laboral.

De los encuestados, 42 mil 542 personas trabajaban más de diez horas al día, de las cuales 14 mil 481 continuaron con esta rutina por más de diez años.

En los cinco años de observación, los científicos descubrieron que mil 224 personas sufrieron un derrame cerebral en ese tiempo.

Por lo que se determinó que el grupo de personas que trabajó más de 8 horas durante una década, aumentó el riesgo en un 45% de presentar un accidente cerebrovascular, por lo que recomendaron buscar equilibrio entre el descanso y el desempeño laboral.