De sangre o de orina, las pruebas de embarazo son cada día más confiables para saber cuántas semanas tienes de gestación. Esto es todo lo que debes saber de ellas, para que elijas cuál se acomoda a tus necesidades.

Todo sobre las pruebas de embarazo
Las pruebas de embarazo son cada día más confiables y es que cuando se está embarazada el cuerpo comienza a producir hormonas que libera a todo tu organismo, pero la sangre y la orina son líquidos corporales a los que se pueden acceder fácilmente para conocer si se está o no en estado de gestación.

Las caseras son de orina
Las pruebas caseras de embarazo utilizan la orina y miden la cantidad de hormona llamada gonadotropina coriónica (hCG). Esta hormona se produce únicamente en el embarazo puesto que la fabrica el embrión desde los primeros días del embarazo. Al paso del tiempo, es la placenta la que sigue produciendo la hCG.

Existen diversas marcas de pruebas de embarazo, pero todas miden la hCG y los fabricantes recomiendan que la prueba se hagan en los primeros días de retraso de la menstruación. Lo ideal es a partir de los tres días de retraso para que la concentración de la hormona gonadotropina coriónica humana esté más elevada, ya que si la prueba se hace antes de ese tiempo puede salir inconclusa.

Además, la cantidad de hCG se duplica cada 48 horas tras la implantación del óvulo fertilizado así que tendrás una mejor lectura si dejas pasar un par de días.

Antes de comprarla checa su sensibilidad

La mayoría de las marcas de pruebas de embarazo en México, cuentan con un rango de umbral de detección de hCG que se mide en miliunidades internacionales por mililitro o mUI/ml. Es decir, que a mayor concentración mejor lectura.

Así, en el país se vendan marcas que detectan dicha hormona entre 6,3 a 50 mUI/ml, pero la mayoría de las pruebas actúan entre 20 y 35 mUI/ml, por eso es importante que antes de comprarla, revises en la caja su sensibilidad.

Hay pruebas de embarazo desde los 55 pesos hasta los 300 pesos, las primeras son de marcas propias de la farmacia. Las segundas además de precisar tu embarazo te indican en qué semana estás por el color de las rayas que se observan en el resultado.

Es decir, la primera raya indica embarazo, y la segunda precisa la cantidad de la hCG, entre más oscura esté más avanzado es tu embarazo, entre más clara menos semanas tienes de gestación.

Las de sangre, alta certeza

En algunas ocasiones las pruebas de embarazo caseras no se realizan adecuadamente, porque les faltó orina, porque están caducas, porque se cayó la prueba en el inodoro y un largo etcétera. Por ello, también existe la prueba de sangre.

Así, la prueba de sangre del embarazo también mide los niveles de hCG y se realizan en laboratorios donde se extrae una pequeña cantidad de sangre para dos tipos de análisis:

Análisis de sangre cuantitativo (o prueba de hCG beta): mide la cantidad exacta de hCG que hay en la sangre. Por lo tanto, puede detectar incluso cantidades mínimas de hCG. Esto hace que sea muy preciso, incluso te pueden decir a cuántas semanas de embarazo equivale.

Análisis de sangre de hCG cualitativos: simplemente comprueba si la hormona de embarazo está presente o no. Por lo tanto, da una respuesta afirmativa o negativa. Este análisis de sangre es mucho más preciso que el de la orina.