Frente a la emergencia sanitaria por COVID-19 y las medidas de confinamiento en casa, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) llamó a la población a tomar acciones para cuidar su salud mental y buscar posterior ayuda por una mala estabilidad psicológica.

En un comunicado, el médico adscrito a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital Psiquiátrico “Dr. Héctor Tovar Acosta”, Alejandro Córdova Castañeda, expresó que el impacto de la pandemia en la salud mental debe ser atendido a fin de que no se presenten factores de riesgo.

Enfatizó que los factores de riesgo más importantes y que generan frustración son: miedo, ocio excesivo, aburrimiento, sensación de inutilidad y presencia de conflictos entre quienes viven juntos.

“Si no hacemos algo para proteger la salud mental en quienes previamente no tenían alteración emocional se pueden presentar síntomas de ansiedad, inquietud, preocupaciones excesivos, sensación de taquicardia, sudoración, mareos, sensación de no ser uno mismo o de no estar en la realidad”, manifestó.

Añadió que también se pueden experimentar sensaciones de tristeza, apatía, desinterés, pérdida del cuidado personal, pesimismo, alteraciones del apetito, el sueño y, en ocasiones más graves, ideas de no querer estar vivo.

Ante ello, recomendó conservar y fortalecer las muestras de afecto y amor entre los integrantes de una familia, o entre quienes comparten una casa; no creer todo lo que aparece en los medios de comunicación, en especial en redes sociales o rumores, y evitar la inactividad física.

Además de tener alguna actividad de forma individual como leer, escribir, tratar de reflexionar sobre nuestra vida, virtudes y defectos, resulta benéfico durante estos días de encierro.